Sinodales

El examen de certificación del Consejo Mexicano de Neurología es uno de los más completos que se realizan en cualquier Consejo de especialidad, debido a que contempla un amplio aspecto teórico y el aspecto práctico que muy pocas especialidades incluyen.

 

Con la finalidad de que el examen práctico se lleve a cabo de una manera adecuada y eficiente es necesaria la participación de una importante cantidad de neurólogos de adultos y neurólogos pediatras que aporten su tiempo y conocimientos evaluando a los aspirantes a la certificación.

 

Por otro lado, el participar como sinodal es una distinción especial y es una tarea muy importante para el Consejo; significa obtener puntaje curricular para la certificación vigente (recertificación).
 

El requisito indispensable para ser sinodal es tener certificación vigente (recertificación) y mínimo diez años de la certificación original. La razón de este requisito es que el ejercicio de la especialidad por un tiempo proporciona una mejor perspectiva del quehacer clínico y permite que la actuación como sinodales sea mesurada y objetiva.

 

Invitamos a los neurólogos de adultos y neurólogos pediatras que cumplan con el requisito y que deseen participar como sinodales en el examen práctico a inscribirse como candidato a sinodal. Solicitamos que lean con detenimiento el instructivo que el Consejo Mexicano de Neurología ha diseñado al respecto, así como la rúbrica de evaluación que se utiliza en el examen.

 

Reciban nuestro agradecimiento y reconocimiento anticipado por su participación.

 

CONSEJO MEXICANO DE NEUROLOGÍA

EXAMEN DE CERTIFICACIÓN

INSTRUCTIVO PARA SINODALES DEL EXAMEN PRÁCTICO

 

  • El examen de certificación consta de una parte práctica que se lleva a cabo con un paciente, ante la presencia de dos sinodales.
  • Podrán ser sinodales todos los neurólogos que tengan por lo menos dos recertificaciones, lo cual significa un tiempo mínimo de diez años en el ejercicio de la Neurología.
  • El sinodal no podrá examinar a quien haya sido su alumno.
  • El sinodal no podrá examinar a quien egresa de su misma institución formadora o que trabaje actualmente en la misma.
  • El sinodal estará en igualdad de condiciones que el examinado ante el paciente, es decir, no deberá consultar el expediente y/o estudios paraclínicos.
  • Durante la realización del examen práctico ante el paciente y durante la réplica:
    1. El sinodal deberá permanecer presente todo el tiempo en una actitud respetuosa y atenta.
    2. No podrá ausentarse.
    3. Evitará hacer comentarios y hablar con el otro sinodal que lo acompaña.
    4. Evaluará los diferentes capítulos que marca la rúbrica de evaluación.
    5. Se abstendrá de hacer disertaciones sobre el tema.
    6. Calificará individualmente sin discutir el desempeño del examinado con su compañero sinodal.
    7. Se abstendrá de notificar al examinado el resultado de su examen.
    8. Entregará a la Mesa Directiva del Consejo su rúbrica de evaluación calificada (incluye hacer la suma del total) y firmada.

 

  • Es responsabilidad exclusiva de la Mesa Directiva el manejo de la información y cualquier aclaración o comentario deberá ser expuesto directamente al Presidente del Consejo en turno.